CAÍDA DEL CABELLO

Disminución de la caída, fortalecimiento capilar, equilibrio del cuero cabelludo

La pérdida de cabello puede ejercer un efecto adverso significativo en la calidad de vida del paciente, que afecta a ambos sexos, presentando la mayoría de las veces deterioro del bienestar psicosocial que suele ser más grave en mujeres.

La alopecia androgenética, también denominada calvicie común en los varones y pérdida hereditaria en las mujeres, constituye la causa más común de pérdida de cabello. Un rasgo común desde el punto de vista genético, producido por los andrógenos en varones y mujeres sensibles a ellos.

Puede iniciarse en la adolescencia o al comienzo de la edad adulta en ambos sexos y a menudo se expresa por completo alrededor de los 40 años de edad.

La bioestimulación es el tratamiento ideal. Se lleva a cabo con:

  • Células del plasma del propio paciente: los factores de crecimiento son proteínas activas producidas por todas las células del cuerpo y que se encuentran en mayor proporción en las plaquetas.Este complejo proteico, derivado del plasma rico en plaquetas obtenido del propio paciente mediante extracción de sangre y su centrifugación posterior es de donde se obtiene el “PRP” (plasma rico en plaquetas), se aplica en el cuero cabelludo a través de microinyecciones directamente en el área donde se observa afinamiento y pérdida de cabello. Los factores de crecimiento del PRP activan la raíz del pelo, mejoran la calidad del cabello y detienen la caída. El PRP es un producto autólogo preparado con la propia sangre del paciente de modo estéril, quedando descartados los riesgos de alergias o de transmisión de enfermedades.
  • Vitaminas y minerales o péptidos: El procedimiento consiste en aplicar microinyecciones de agujas muy finas en el cuero cabelludo, brindando a las zonas afectadas los nutrientes necesarios (aminoácidos, vitaminas, oligoelementos y vasodilatadores) que contrarresten los efectos de las causas que han provocado el debilitamiento capilar.