TOXINA BOTULÍNICA

Borrar arrugas y prevenir su aparición.

La Toxina Botulínica, mejor conocida como “Bótox”, es una proteína natural y altamente purificada que está indicada para el tratamiento de las arrugas de expresión causadas por la contracción continuada de los músculos (entrecejo, frente, patas de gallo).

El tratamiento se realiza en consulta de forma ambulatoria y no precisa reposo.

Es un tratamiento prácticamente indoloro, no obstante se puede utilizar anestesia “a frigore” (frío local) o en crema.

Se administra mediante una aguja muy fina en el área donde existen arrugas de expresión.

El efecto del tratamiento se observa a las 48-72 horas de la aplicación y tiene su efecto máximo en 7-10 días.

Durante el primer año, se recomienda realizar el tratamiento cada 4 meses y a partir del segundo año, una aplicación cada 6 meses suele ser suficiente.

La Toxina Botulínica también se emplea en la hiperhidrosis o exceso de sudoración de manos y axilas.